Publicado: Junio 29, 2021

 

¿Qué es la huella de carbono?

Por Equipo Editorial Plantas a Domicilio - Tiempo de lectura: 7 min

 

  1. Quizá parezca una locura, pero todo lo que hacemos durante el día influye de manera directa en la tierra. Actividades tan simples como revisar el celular, encender las luces, ir al trabajo, tomar una ducha, conectar la televisión, son conductas que, vistas a gran escala, aumentan la temperatura de la tierra, ¡y no somos capaces de percibirlo!

  2.  
  3. La serie de pasos que tenemos como parte de nuestra rutina diaria influyen en la emisión de gases de efecto invernadero, también conocidos como GEI.

  4.  
  5.  

    Seguramente ya has escuchado hablar sobre la huella de carbono. Ahora nos prepararemos para conocer qué es, su importancia y cómo nos ayuda a tener un mayor grado de conciencia del impacto que provocamos en el medio ambiente.

  6.  
  7.  

    Tabla de contenido:

  8.  

    1. ¿Qué es la huella de carbono?
    2. Cómo se calcula la huella de carbono
    3. Principales productores de gases
    4. La huella de carbono de Ciudad de México
    5. Cómo reducir tu huella de carbono
    6. Relación de las plantas con la huella de carbono

¿Qué es la huella de carbono?

Para entender mejor este asunto, debemos dirigirnos a la definición principal. La huella de carbono es el término que hace referencia a la medida que se usa para conocer la cantidad total de emisiones de gases de efecto invernadero liberada a la atmósfera mediante las acciones de una persona, organización o nación. Generalmente se mide en toneladas de CO2e (equivalente de dióxido de carbono).

 

Por su parte, los gases de efecto invernadero (GEI) son aquellos componentes gaseosos que se acumulan en la atmósfera y que absorben la energía infrarroja emitida por el sol. Los principales GEI son de origen natural y no hay problema con ellos. Pero cuando estos gases aumentan y quebrantan el equilibrio natural y el clima, sí hay mucho por cambiar.

 

Si quisiéramos saber cuál es la cantidad de carbono promedio emitida diariamente, tendríamos que tener en cuenta una serie de factores de emisión, ya que no será igual el de una persona, empresa o país. Esta puede variar en muchos sentidos, ya vamos a ver cómo.

 

Si sientes un especial interés por el cambio climático, te recomendamos que sigas los reportes del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), el cual pertenece a las Naciones Unidas y en donde cientos de científicos aportan gran cantidad de informes vinculados al medio ambiente. Actualmente esta organización está presente en 195 países.

 

naturaleza

 

Cómo se calcula la huella de carbono

Si quieres saber cuál es la huella de carbono que generas en promedio, de forma particular, y estás interesado en trabajar en la reducción de emisiones como primer paso, puedes probar con esta calculadora especializada en el tema. También puedes consultar aquí como segunda opción. En ambos casos, encontrarás una serie de preguntas sobre actividades diarias que te permitirán conocer una imagen general de tus emisiones directas.

 

Por otra parte, para calcular la emisión de una organización o empresa hay que considerar varias cosas:

 

  1. Analizar sus emisiones a lo largo de un período de tiempo establecido, con esto se puede sacar la media, es decir, el promedio.
  2. Realizar un inventario teniendo en cuenta las normas establecidas en estándares internacionales como GHG Protocol y la norma ISO 14064-1.2​.
  3. Diferenciar los 3 tipos de emisiones de dicha entidad. Nombrarlas y explicar cada una: emisiones directas, emisiones indirectas, otras emisiones indirectas y absorciones.

 

Para calcular y verificar la huella de carbono en el ciclo de vida de un producto o servicio, también se tiene en cuenta la Norma PAS 2050, elaborada por el BSI, British Standards Institution. Las empresas que logren formar parte de esta norma y cumplir con sus estándares logran un gran éxito empresarial y de competencia.

 

huella de carbono

Principales productores de gases

Según Our World In Data, en el mundo se generan alrededor de 50 mil millones de toneladas de gases de efecto invernadero cada año. Para reducir de manera significativa esa cantidad en beneficio del cambio climático, es imprescindible conocer de dónde provienen sus fuentes de emisiones.

 

1. Energía

Con el 73,2%, este sector es el mayor emisor a nivel mundial de gases de efecto invernadero. Su repercusión está dividida en tres subsectores: energía usada en las industrias (24,2%), transporte (16,2%) y energía usada en edificios (17,5%).

 

2. Agricultura, silvicultura y uso de la tierra

Representan directamente el 18,4% de las emisiones de GEI y está subdividido de la siguiente manera: pastizales (0,1%), tierras de cultivo (1,4%), deforestación (2,2%), quema de cultivos (3,5%), cultivo de arroz (1,3%), suelos agrícolas (4,1%) y ganadería y estiércol (5,8%).

 

3. Procesos industriales directos  

Generan el 5,2% de los gases estudiados. Este porcentaje está compartido entre la industria del cemento (3%) y la industria de los productos químicos y petroquímicos (2,2%).

 

4. Residuos

Por último, esta área abarca el 3,2% de las emisiones de gases de efecto invernadero en total. Subdividido por las aguas residuales (1,3%) y vertederos (1,9%), que es donde la materia orgánica se convierte en metano al descomponerse.

 

La huella de carbono de Ciudad de México

En México existe el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), entidad encargada de realizar el Inventario Nacional de Emisiones de Gases y Compuestos de Efecto Invernadero (INEGyCEI). Gracias a este ente pueden evaluar las diversas políticas públicas existentes con el fin de proteger el medio ambiente.

 

En el 2018, Ciudad de México, debido a su cantidad de población, se posicionó como la urbe con la huella de carbono más grande del país. Pero otras ciudades como Toluca, Ciudad Juárez y Mérida generan muchas más emisiones por persona.

 

Hay estudios que demuestran que cada mexicano genera aproximadamente cuatro toneladas de CO2 por año, cuando lo ideal serían dos toneladas en el mismo período. Mientras más alta es la emisión, más impacto generan las actividades humanas en la tierra.

 

Por su parte, el sector industrial mexicano registró también en el 2018 la liberación de casi 210 millones de toneladas de CO2e, de la cual 165.7 millones de CO2e provenían de la producción de electricidad.

 

Es cierto que mejorando los hábitos de consumo y transformando el estilo de vida individual puede verse un gran cambio. Pero si las grandes empresas e industrias no forman parte del desarrollo sostenible, es difícil ver un impacto ambiental positivo y continuo.

 

Cómo reducir tu huella de carbono

Como vimos, conocer la huella de carbono exacta de alguien es difícil, pero con estimados podemos abordar el tema. Para ello, es necesario tener en cuenta las energías renovables y la vida útil de los objetos para comenzar.

 

Según la Organización Mundial de la Salud existen 5 áreas en las que se puede trabajar para mejorar el indicador ambiental que existe en la actualidad:

 

  1. Transporte: una buena forma de iniciar es evitando el uso de coches contaminantes, ya que cada litro de combustible usado emite más de 2,5 kg de CO2. Es más recomendable, en lo posible, caminar, ir en bicicleta, usar el transporte público y viajar en tren.
  2. Alimentación: la huella de carbono de productos también existe. Para reducirlo es necesario disminuir el consumo de carnes. Tener una lista de los alimentos de la temporada y de producción local será de ayuda para mantener la despensa llena mientras contribuye con el medio ambiente.
  3. Agua: para el cuidado del agua, se aconseja utilizar la lavadora y el lavavajillas cuando estén llenos, hervir la cantidad de agua que se necesitará, recoger el agua fría de los primeros segundos de la ducha (mientras espera que salga el agua tibia) para regar las plantas y recolectar el agua de la lluvia en caso de contar con una azotea.
  4. Energía: disminuir el consumo de energía es uno de los grandes retos, pero no es imposible. Para lograrlo se puede iniciar por mantener controlada la temperatura de la casa (solo 1 ºC menos reduce las emisiones en un 5% y 10%); apagar el aire acondicionado y usar el ventilador es otro de los grandes consejos; desconectar el cargador del teléfono celular, ya que mantiene el consumo energético sin estar conectado el teléfono; apagar las luces cuando no se necesiten y cambiar las bombillas por las de bajo consumo como LED. Estos son algunos tips para mantener una eficiencia energética. Incluso, si logras hacer esto en tu trabajo u oficina, estarías ayudando en la disminución de la huella de carbono de una organización.
  5. Residuos: algo que también puede contribuir en el cálculo de la huella de carbono personal es rechazar cosas que no se necesiten; reutilizar las que se tengan tantas veces como sea posible o hasta el final de su ciclo de vida, por ejemplo, las bolsas de tela o plástico para ir al supermercado. Al elegir productos, que estos tengan poco o ningún tipo de embalaje, esto también reduce los costos de producción.

Relación de las plantas con la huella de carbono

Si estás buscando reducir tus emisiones de CO2 y contribuir en contra del calentamiento global, tienes que saber que tener plantas o sembrarlas es un mega plus, ya que no se trata de simplemente beneficiarse del ciclo de vida de un producto, sino de algo que puede mejorar hasta tu estado de ánimo. ¡Te contamos más!

 

En estos tiempos, tener un jardín o espacios al aire libre es tener demasiada suerte, pero si no es así, puedes decorar tu casa con plantas que, además de mantener un ambiente agradable en tu hogar, contribuye en la disminución del cálculo de la huella de carbono personal, sobre todo en un lugar como Ciudad de México. Descubre aquí un listado de plantas que pueden verse fenomenal en tu hogar sin verse comprometido en espacios.

 

Otra idea que puede ayudarte es construir una azotea verde. ¿Cómo? Parece más sencillo de lo que parece. Se trata de un sistema para naturalizar los techos de espacios habitables, como por ejemplo los de tu edificio. ¡Acá te contamos un poco más de este maravilloso proceso!

 

Si cuentas con la fortuna de tener un buen espacio al aire libre, no dudes en sembrar plantas. Existe una enorme variedad de plantas que te harán sentir como en tu propio parque. ¡Y los beneficios para el ambiente son enormes!

 

Cuando se trata de estudiar un tema tan complejo como el GEI y sus efectos en el ambiente que nos rodea, nos invade la incertidumbre y el miedo. Pero siempre habrá algo que podamos hacer, algo que está en nuestras manos para dar ese grano de arena.

 

Mejorar nuestra rutina diaria es un paso importante, alimentarnos de manera saludable sin duda también contribuirá en nuestra salud en pocos días, pero si a eso le sumamos el poder sembrar una planta o tener una en la ventana de nuestro departamento, definitivamente seremos el cambio que este mundo necesita. ¡Podemos hacerlo!