Publicado: Feb 21, 2021

 

5 pasos para cuidar cactus y suculentas

Por Equipo Editorial Plantas a Domicilio - Tiempo de lectura: 7min

 

¡Esperamos que estés leyendo este artículo a tiempo! Si recién compraste tu primer cactus o planta suculenta, ya le pusiste nombre y compartiste la foto en Instagram, ¿Ahora? ¿Qué sigue? Aunque has escuchado que necesitan de poca atención, prepárate para conocer estos simples trucos que te ayudarán a mantenerlas con vida y felices.

 

Antes de contarte todo, queremos explicarte que tanto los cactus pequeños, como los grandes, las crasas y las suculentas requieren el mismo cuidado porque son de la misma familia. Abajo te mostramos una foto de cada una:

¡No se parecen! ¿Cierto? Se debe a que estos tipos de plantas crecieron en lugares con climas totalmente distintos, lo que hizo que cada una se desarrollara y adaptara a una forma diferente de guardar el agua. Por lo tanto, todas son perfectas plantas de interior o exterior.

 

¡Comenzamos con los pasos para cuidarlas!

 

Tabla de contenidos

 

  1. Paso uno: Dónde puedo ubicar mi cactus
  2. Paso dos: Cómo regar mi cactus
  3. Paso tres: Elegir la maceta ideal
  4. Paso cuatro: Qué fertilizantes usar para protegerlas de plagas y enfermedades
  5. Paso cinco: Cómo transplantar

 

Paso 1: Dónde puedo ubicar mi cactus

 

Recomendamos ubicarla cerca de ventanas o balcones. Los cactus al ser desérticos necesitan muchas horas de luz para crecer. Son las ideales plantas de interior o exterior porque se adaptan a temperaturas entre los 7 y 35º centígrados, siempre y cuando no sea un ambiente muy húmedo o con corrientes de aire fuertes.

 

Si decides colocarlas en un balcón, ten en cuenta que sea bajo techo para que no sufra exceso de “riego” con agua de lluvia o de horas de sol directo. Además, si notas que los cactus comienzan a tomar un tono amarillento o blanco, te sugerimos que la muevas hacia el interior donde no le alcance la luz solar directa por un tiempo.

 

Entre los lugares donde nuestros clientes ubican más las plantas suculentas o cactus, destacan el living, balcones, biblioteca y repisas; ya que de acuerdo a su tamaño llenan cada espacio de vida. Si necesitas asesoría en hallar la planta ideal para un lugar especial, ¡puedes contactarnos por WhatsApp!

¡Trucos extra!

 

  • Las especies de cactus con vellos y espinas fuertes (como los Opuntia) requieren horas de sol directo.
  • En cambio, si tu cactus es de los que tienen pocas espinas, necesita menos horas de luz. Mantenlos en sombra y alejados de corrientes de aire.

 

Paso 2: Cómo regar mi cactus

 

Prueba la técnica «seco - mojado». Es muy sencilla, consiste en regar y no volver a hacerlo hasta que el sustrato o la tierra esté completamente seca. Si introduces un palito de madera hasta el fondo de la maceta y notas que sale mojado, por la tierra húmeda, espera más tiempo para el proceso de regado. También ten en cuenta que la frecuencia depende de la planta: si es un cactus pequeño o grande.

 

  • En el caso del cactus Órgano este requiere de muy poca agua en época de verano, riega con 2 litros una vez al mes. Nada de agua en invierno.
  • Y si tienes un cactus Charro en el interior de tu casa, riégalo una vez cada mes y medio. Si el cactus está en el exterior, con luz solar directa, una vez al mes si no está lloviendo.

 

Igualmente aplica con cualquier tipo de plantas suculentas, riega una vez a la semana para que no se ahogue.

 

Te aconsejamos usar un atomizador para evitar el exceso de agua. Es muy importante que no se encharque la planta porque se pudre. Para ello, ten en cuenta no mojar el follaje (hojas) y cuello, así también evitas la aparición de hongos. Siempre haz el regado en el borde de la maceta para favorecer el crecimiento de las raíces de los cactus y el brote de las primeras flores.

 

¡Truco extra!

 

  • Recomendamos usar agua de lluvia, si es temporada. O si usas agua de grifo, déjala reposar por unas horas para evitar problemas con el pH.

 

Paso 3: Elegir la maceta ideal

 

Desde Plantas A Domicilio, recibirás tu cactus en una maceta con buen drenaje (¡todas incluyen plato!). La cantidad y tamaño de agujeros son importantes para drenar el exceso de agua y evitar la pudrición ocasionada por la tierra húmeda durante mucho tiempo. Además, estos orificios sirven para vigilar las raíces de los cactus y saber cuándo hay que trasplantar (te lo explicamos más adelante).

 

En cuanto al material, preferiblemente de arcilla o barro barnizado porque facilitan la evaporación del riego en mejor tiempo. Y la forma depende del tamaño y especie de planta, tenemos disponible los siguientes modelos para combinar con tus espacios.

El tamaño de los cactus, crasas o suculentas no varía mucho de un año para otro, pero si quieres que continúen creciendo, es conveniente pasarla a una nueva maceta 2 o 3 centímetros más amplia, así sus raíces continuarán su desarrollo.

 

Paso 4: Qué fertilizante usar

 

Además de mimos y amor, los cactus necesitan ayuda para crecer con vigor y resistentes a enfermedades. Por ello, te sugerimos el uso de fertilizantes y revisarlas con frecuencia. Presta atención si tu planta muestra los siguientes síntomas:

Plagas más comunes

 

  • Cochinillas: las reconoces porque producen una secreción similar al algodón que las protege.
  • Arañas rojas: son en realidad un ácaro, se les llama así por su aspecto y porque tejen una “telaraña” como la seda.
  • Pulgones: son insectos con forma de gota y de diferentes colores: negro, amarillo o verde.
  • Septoriosis: es un hongo que se visualiza con manchas oscuras en el follaje de la planta. 

 

La aplicación de fertilizante varía de acuerdo al tamaño de las plantas, un estimado es de una vez cada dos semanas, desde el inicio del otoño. Y si quieres que el cactus crezca más rápido, fertiliza desde el brote de las primeras flores durante la primavera.

 

Para las plantas de este tipo, los fertilizantes ideales son los que poseen partes iguales de nitrógeno, potasio y fósforo.

¿Cómo aplicar el fertilizante?

 

  • Agrégalo directamente en la tierra justo antes de que riegues las plantas.
  • Al ser un producto ligeramente tóxico, te recomendamos utilizar guantes. También te protegerán si la planta es una Opuntia con espinas gruesas.

 

También existen soluciones nutritivas que estimulan el crecimiento o activan la floración; como en el caso de las mammillarias, entre las favoritas especies de cactus por su delicada apariencia.

 

Paso 5: Cómo trasplantar

 

Primero ¿Cómo saber cuándo es el momento?

 

  • Si tu cactus superó el tamaño de la maceta.
  • Si notas que las raíces tapan el drenaje de la maceta.
  • Cuando consideres que sea necesario cambiar el sustrato por mantenerse mucho tiempo húmedo; así evitas hongos y bacterias.

 

Ten en cuenta que este proceso no se debe hacer en invierno y que los cactus necesitan un sustrato (o tierra) que pueda drenar muy bien el agua; por lo tanto, no necesitan suelos ricos en materia orgánica. Para lograr esto hay dos opciones:

 

  1. Comprar sustrato especial para cactus.
  2. Hacer tu propia mezcla.

 

Hay varias alternativas, como mezclar partes iguales de arena negra y perlita, pero adicional te compartimos una buena preparación para evitar que el agua se estanque en la maceta y se pudra tu cactus.

 

También se puede añadir carbón para evitar el desarrollo de hongos, que es una plaga común que enferma los cactus y otras plantas. Recuerda que no requieren de abonos de materia orgánica.

 

Una vez ya tengas la mezcla que prefieras, busca tus guantes y sigue los siguientes pasos:

 

  1. Al remover el sustrato viejo, ten cuidado de no romper las raíces porque el cactus podría volverse más vulnerable a enfermedades y pudrición.
  2. Planta el cactus en la nueva maceta al mismo nivel, guíate por el final de la raíz y evita cubrir por encima del cuello. En caso de una mammillarias, ten cuidado de no maltratar las flores y, si es una Opuntia, de no lastimarte con las espinas gruesas.
  3. Al llenar la maceta con el nuevo sustrato, te recomendamos que dejes unos 5 cm libres arriba para que la planta crezca mejor. Además, procura que la tierra quede floja y aireada para facilitar el buen drenaje.
  4. Mientras la planta se recupera de este proceso, ponla en un lugar con sombra y no la riegues por un par de días.

 

¡Crecieron esquejes!

 

Si seguiste los trucos anteriores y le diste el cuidado necesario al cactus, crecerá tanto que tendrá hijuelos que también podrás trasplantar.

 

Te dejamos estos trucos extras para cuando quieras hacerlo:

 

  1. Agarra los esquejes con una hoja de periódico doblada varias veces sin apretarlos fuerte.
  2. Busca un contenedor ideal y usa el sustrato que te recomendamos anteriormente o el de arena negra y perlita.
  3. Planta el esqueje o hijuelo en la tierra, metelo a una profundidad suficiente para que pueda pararse por sí solo. Aplana suavemente con las manos alrededor de la tierra para darle estabilidad.
  4. Recuerda evitar la exposición al sol y no riegues hasta un par de días después.

 

Si llegaste hasta acá, tu planta está lista para mostrarse sin filtro, viva y feliz en tu Instagram. En resumen, solo tienes que brindarle a este tipo de plantas justas horas al sol, regarlas solo cuando estén completamente secas y utilizar la tierra adecuada. Así evitarás enfermedades como la cochinilla.

 

Si te animaste a regalar plantas o a llenar más espacios de vida con ellas, recuerda que puedes conseguirlas en nuestra tienda online y recibirlas a domicilio. Las plantas más populares entre nuestros clientes son el cactus Órgano, cactus Charro y la suculenta Lengua de suegra.

 

Además, nos enorgullece contarte que en Plantas a Domicilio impulsamos las ventas de los mejores productores del país. Descubre toda la variedad en nuestra tienda online o síguenos en Intragram en @plantasadomicilio.mx ¡Tu próxima plantita te espera!

 

Nuestros cactus y suculentas